Revelan personalidad del Chapo: con IQ normal, adicto a las mujeres y respetuoso del matriarcado

La criminóloga mexicana Mónica Ramírez describe de esta manera el perfil de Joaquín #ElChapo Guzmán

Adicto a las mujeres pero respetuoso del matriarcado, al Chapo Guzmán no le gusta que lo llamen por su segundo nombre, Archivaldo, porque lo considera muy largo, pero sí aprecia que lo llamen Joaquín. Es, además, cuidadoso de las formas, cordial, amable y reservado, y tiene un IQ (coeficiente intelectual) normal.

Así lo describe la criminóloga mexicana Mónica Ramírez, autora de perfiles de varios de los criminales más peligrosos de México, en una entrevista realizada por la periodista Juliana Fregoso y publicada por el portal argentino Infobae.

De acuerdo con Mónica Ramírez, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, cabeza del Cártel de Sinaloa, “tiene un rasgo de personalidad que lo hace muy respetuoso del matriarcado, en el que su abuela y su madre, Consuelo Loera, tienen una influencia muy marcada”.

“Es una persona respetuosa, cuida mucho las formas, cordial, amable, muy reservada, pero cuando entablas confianza puedes platicar con él de manera extraordinaria, lo que te permite saber cómo opera su mente”, asegura la criminóloga.

Entre los perfiles realizados por Ramírez, de acuerdo con la nota de Infobae, están los de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40, exlíder de Los Zetas; Servando Gómez Martínez La Tuta, líder de Los Caballeros Templarios, y Dámaso López El Licenciado, del Cártel de Sinaloa.

Autora también del perfil del Chapo Guzmán, Ramírez revela en la entrevista algunos detalles de la personalidad del capo, entre ellos su “narcisismo marcado”, que “le gusta mucho hablar” y su adicción a las mujeres. Asegura que, ante ella, Guzmán admitió tener 23 hijos reconocidos.

En las distintas entrevistas con la criminóloga, El Chapo admitió que se hace cargo de todos sus hijos, aunque también se ve como un hombre de familia, para quien lo más importante son su madre, su esposa Emma Coronel y sus gemelas.

La especialista explica que, en su mente, El Chapo se ve a sí mismo como un empresario;  “a diferencia de otros capos que tienden a personalizar más el ejercicio de la delincuencia, como el z-40 que comete actos atroces de violencia, Guzmán Loera es un capo de la vieja escuela que respeta la palabra”, detalla en la entrevista.

“No es un psicópata. Tiene rasgos psicopáticos y rasgos narcisistas que se reflejan  en una necesidad de admiración, de sentirse único y especial”, explicó Ramírez en la entrevista con Infobae.

La especialista dijo además que El Chapo siempre siente orgullo al contar que se levantaba a las 5 de la mañana para ir a los plantíos y laboratorios para organizar a su gente y terminaba su día alrededor de la medianoche.

De acuerdo con Infobae, la criminóloga entrevistó al Chapo en 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *